Seleccionar página

Responsabilidad y obligación

 

Como administración pública, la Junta de Extremadura tiene la responsabilidad y la obligación de promover y hacer efectivos todos los derechos de la población infantil y adolescente, protegerles, garantizar su bienestar y su óptimo desarrollo.

Esto implica que debemos favorecer que su entorno y el contexto en el que crecen y se desarrollan deben ser también los más idóneos, libres de riesgos y llenos de oportunidades que respeten su libertad y autodeterminación.

En este sentido, en los últimos años, desde la Junta de Extremadura se han puesto en marcha múltiples iniciativas que colocan en el centro de nuestros objetivos, no solo a niñas, niños y adolescentes, sino también a sus familias: el impulso del Observatorio de las Familias y la Infancia en Extremadura; la promoción de Ciudades Amigas de la Infancia como herramienta para la participación infantil; la creación de equipos de promoción y prevención familiar para trabajar la prevención primaria; la revisión de los equipos de atención a familias para optimizar su intervención; la generación de herramientas que valoran la gravedad del riesgo en menores; la revisión de normas que incluyen la adopción y el acogimiento familiar; o la gestación de una nueva Ley de Apoyo a Familias de Extremadura.

 

 

Estas iniciativas no tienen otro fin que cumplir con los objetivos destinados a construir e impulsar una sociedad extremeña comprometida con el desarrollo óptimo de las nuevas generaciones, volcada en procurarles oportunidades para su promoción y bienestar.

Nos encontramos en un contexto de elaboración y debate de la Ley estatal de Protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia. Una ley cuyo espíritu es, ante todo, prevenir situaciones en las que nuestros chicos y chicas sufran o puedan sufrir violencia (con independencia del tipo).

La norma, además, incluye el abordaje de dichas situaciones en la agenda pública para visibilizar, prevenir y actuar, procurando cumplir los objetivos de la Agenda 2030, y en particular, la meta de “poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños” Esto nos otorga un marco idóneo para dar un paso más y comenzar por una campaña que procure la prevención de la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes.

Esta página web se enmarca en la campaña de prevención primaria de la violencia sexual contra la infancia y adolescencia en Extremadura, desarrollada en colaboración con la Fundación Márgenes y Vínculos. El objetivo es contribuir a que las niñas, los niños y las/os adolescentes extremeños no lleguen a ser víctimas de violencia sexual, o en su caso, alertar sobre cómo actuar para una detección temprana.

Bajo el lema QUE NO ME TOQUE, nace del deseo de dar voz a los y las menores que piden a las personas adultas protección frente al riesgo de sufrir violencia sexual, pero nos piden también que les creamos, apoyemos y acompañemos en la revelación de lo sucedido y en su proceso de recuperación.

Desde nuestra responsabilidad como personas adultas, sintamos como nuestro el lema QUE NO ME TOQUE para que sepamos detectarlo, que no le pase a ninguna persona menor de edad cercana y nos ayude a identificar situaciones de riesgo para darles el apoyo que necesitan.

Valeria y Tadeo son la imagen de esta campaña; dos personajes a quienes les hemos otorgado fortaleza, aliento y valentía para protegerse, como clara alegoría sobre dos personas menores de edad que gozarían de herramientas suficientes para afrontar y superar el abuso que algunas personas adultas quisieran ejercer sobre él o ella.

Este es el propósito de esta campaña y de esta página web.

 

José María Vergeles Blanca

Vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura